Ojo de tigre

Inicio » gemas » Ojo de tigre

El ojo de tigre es una piedra semipreciosa muy popular hoy en día. Como es evidente, recibe este nombre por el gran parecido que guarda con el pelaje y los ojos de tigre.

La piedra ojo de tigre se compone de varios minerales, entre los que destaca el cuarzo. Identificar una piedra de ojo de tigre es extremadamente sencillo debido a sus tonos pardos y amarillentos y una dureza de 7 en la escala de Mohs.

El ojo de tigre es un mineral compuesto principalmente de cuarzo con formación micro-cristalina, pero también de limonita y riebeckita. Dentro de los micro-cristales suelen quedar almacenadas pequeñas partículas de óxidos de hierro que generan el brillo y efecto naranja propios de esta piedra.

Fue elegido por los egipcios para que los ojos de sus estatuas de deidades expresaran la visión divina, y siempre se le atribuyó la protección del sol y la tierra. Más adelante, fueron los romanos quienes la llevaban para desviar las flechas y para lograr ser valientes en la batalla.

Esta piedra se utiliza desde la más remota antigüedad como protección, y es una de las piedras más empleadas en meditación. Con frecuencia se asocia con el tercer chakra, conocido como tercer ojo, ya que ayuda a abrir la mente y a canalizar las energías positivas en el cuerpo. Para ello, es necesario colocar esta piedra entre las cejas y dejarla actuar. Para conseguir transmitir la energía del ojo de tigre hasta el tercer chakra, se debe mantener entre las manos, mientras se piensa en las metas y deseos.

Beneficios del ojo de tigre

  • El ojo de tigre sirve para atraer buena suerte y riquezas.
  • Ayuda a mejorar la creatividad y la concentración.
  • Aumenta la auto-estima y la confianza en uno mismo.
  • Mejora el equilibrio interior y la serenidad mental.
  • El ojo de tigre puede disminuir el dolor de cabeza.
  • También ayuda contra la ansiedad y el estrés.
  • Ayuda en la recuperación de enfermedades.
  • El ojo de tigre aleja las energías negativas y atrae las positivas.
  • Evita la timidez, ayudando a ser más extrovertidas.

¿Cómo se lleva una piedra de ojo de tigre?

  • Como pulsera, preferiblemente en la mano izquierda.
  • Colocando el ojo de tigre sobre el tercer chakra.
  • Llevándolo en un bolsillo o cartera para aumentar los pensamientos positivos y como protección de las energías negativas.
  • Se puede utilizar el ojo de tigre en momentos de crisis siempre que esté en contacto con la piel.

¿Cómo se limpia un ojo de tigre?

Los ojos de tigre son muy sencillos de limpiar. Sólo se necesita ponerlo bajo el grifo con agua templada durante 1 minuto. Si lo que se pretende es limpiar las energías negativas que pueda absorber, se debe introducir la piedra en un recipiente con agua y sal durante la noche. Para cargar un ojo de tigre se debe exponer la piedra a la luz de la luna llena, la cual se encargará de activar sus propiedades.

Si bien es cierto que los beneficios del ojo de tigre no están demostrados científicamente, quienes creen en el poder y la energía de los minerales no dudan en tener a mano esta gema, que goza de una gran popularidad, y es muy asequible.

Quienes frecuentan los juegos de azar, consideran a esta piedra como un buen amuleto de la suerte, por lo que durante muchos años fue una de las piedras mas robadas. Los árabes utilizaban esta piedra para asegurar la fidelidad de sus mujeres, mientras iban a la guerra. Antes de marcharse realizaban un elixir, sumergiendo la piedra en leche, y luego se la daban de beber a sus esposas para que no pudieran quedar embarazadas de sus amantes.

Propiedades del ojo de tigre para la salud

  • Mejora el asma, la bronquitis y los problemas respiratorios.
  • Ayuda con los problemas de garganta.
  • Ayuda con los problemas de visión.
  • Se le atribuye la purificación de órganos y de sangre.
  • Calma las dolencias digestivas.
  • Ayuda en la reparación de huesos rotos.

Preguntas frecuentes sobre el ojo de tigre

Otros temas sobre gemas que podrían interesarte

Referencias

  • Estudio sobre la formación del ojo de tigre y del ojo de halcón (2011).
  • Klein C. & Hurlbut C. S. Manual de mineralogía (2º Vol). Reverté pp. 586 (2003).
Mente y Cuerpo
Últimas entradas de Mente y Cuerpo (ver todo)